English RSS

Inicio  >  Paleoecología

Paleoecología

Crisis medioambientales, provocadas por sequías extremas, los efectos de erupciones volcánicas o terremotos podrían haber contribuido a los cambios sociales acontecidos en el sudeste peninsular durante el III y el II milenios cal ANE. Sin embargo, estos factores no determinaron las formas de relación que emergieron al inicio del periodo argárico y durante su desarrollo posterior.

En términos climatológicos generales cabe destacar que la temperatura media anual fue en época argárica similar a la actual, caracterizándose los meses de verano por las mismas condiciones cálidas que en el presente.

 

Paleoecologia001 Curva de paleotemperaturas marinas a partir del análisis de la proporción isotópica del oxígeno en conchas marinas de Gatas (Castro et al. 1999: fig. 167)

 

Sin embargo, el hallazgo de restos de especies vegetales y animales típicas de entornos húmedos sugiere la existencia a inicios de época argárica de una cobertura vegetal más frondosa que la actual, con bosques de ribera y formaciones más o menos abiertas de pinos, acebuches, lentiscos y coscojas y matorral bajo en las laderas de las montañas y las depresiones. Entre las especies animales destacan el ciervo, el jabalí e, incluso, algunas especies acuáticas, como p. ej. las cercetas y las tortugas. La presencia de dichas especies junto con otros análisis paleoecológicos apuntan a unas condiciones climáticas de mayor pluviosidad y una estación seca menos extrema que en la actualidad.

A partir de inicios del 2. milenio, el registro botánico muestra un aumento progresivo de especies más adaptadas a ambientes secos, una reducción generalizada de la capa arbórea y la proliferación de especies herbáceas. Los robles de hoja caduca, los pinos y otras especies mesófitas van sustituyéndose progresivamente por robles de hoja perenne y matorrales que toleran mejor las sequías. En general, las especies xerófitas aumentan en detrimento de las mesófitas y la identificación de plantas halófitas, como por ejemplo Salsola<, Atriplex u otras de la familia de las Chenopodiaceae, sugiere que probablemente algunos suelos ya estaban experimentando los efectos de la salinización tras la pérdida de la cobertura vegetal original.

 

 Paleoecologia002 Igualmente la caída en los valores de los isótopos de carbono registrados en restos de cebada y trigo del nordeste y sudeste peninsular muestran un descenso de las precipitaciones en torno al 20% entre la prehistoria reciente y la actualidad (Araus et al. 1997: fig. 2)

 

Estas transformaciones medioambientales coinciden con un aumento en el registro empírico de evidencias de incendios, cada vez más frecuentes. Así lo indica también la correlación negativa entre la presencia de microcarbones y del roble de hoja caduca. Este proceso de degradación medioambiental se vio pues agravado por la acción antrópica, es decir, la obtención de combustible para el desarrollo de la metalurgia y la alfarería, la adquisición de pastos para la ganadería y, sobre todo, la implantación del monocultivo cerealista. El cultivo masivo de cebada contribuyó a la deforestación de grandes extensiones y a la salinización de los suelos. La deforestación necesaria para la preparación de las parcelas agrícolas explicaría la importante presencia de especies de maquia entre el registro antracológico de la última fase argárica de Gatas (IV).

 

Paleoecologia003Gráfico que muestra evidentes cambios medioambientales acaecidos durante el periodo argárico, previamente a su colapso debido a la mayor incidencia de incendios en condiciones de creciente aridez y transformación antrópica del medio natural (Carrión et al. 2003)

 

Las simulaciones sobre la extensión de los territorios agrícolas en el bajo Aguas (Almería) concluyen que sólo en cuatro períodos históricos se utilizaron suelos de baja calidad en la agricultura: El Argar reciente, el Imperio Romano, el Califato Omeya y el capitalismo contemporáneo. Al menos en los tres casos históricos sabemos que la propiedad de la tierra era notablemente desigual y que la población trabajadora se vio sometida a duras condiciones de explotación social. En el caso de El Argar, el aprovechamiento extensivo de las llanuras terciarias probablemente tuvo consecuencias medioambientales a largo plazo, ya que la vegetación allí nunca volvió a recuperarse.

 

Inicio Página

Galería de Imágenes

El registro vegetal de Gádor (Almería) indica la presencia de incendios periódicos que incrementan su frecuencia y la cantidad de carbones a partir de 3940, es decir, a partir de inicios del 2. milenio cal ANE (fases III de Gatas y Fuente Álamo). Paralelamente se observa una disminución progresiva de poáceas y un aumento de plantas xerófitas indicadoras de una vegetación más rala (Carrión et al. 2003)

El registro vegetal de Gádor (Almería) indica la presencia de incendios periódicos que incrementan su frecuencia y la cantidad de carbones a partir de 3940, es decir, a partir de inicios del 2. milenio cal ANE (fases III de Gatas y Fuente Álamo). Paralelamente se observa una disminución progresiva de poáceas y un aumento de plantas xerófitas indicadoras de una vegetación más rala (Carrión et al. 2003)

Evolución de la capa vegetal a partir de la explotación de recursos leñosos en el valle del río Aguas a lo largo del tiempo. Obsérvese el impacto antrópico sobre la vegetación de maquia acontecido desde el inicio hasta el final del periodo argárico (Rodríguez Ariza et al. 1998: fig. 15).

Evolución de la capa vegetal a partir de la explotación de recursos leñosos en el valle del río Aguas a lo largo del tiempo. Obsérvese el impacto antrópico sobre la vegetación de maquia acontecido desde el inicio hasta el final del periodo argárico (Rodríguez Ariza et al. 1998: fig. 15).

  • El registro vegetal de Gádor (Almería) indica la presencia de incendios periódicos que incrementan su frecuencia y la cantidad de carbones a partir de 3940, es decir, a partir de inicios del 2. milenio cal ANE (fases III de Gatas y Fuente Álamo). Paralelamente se observa una disminución progresiva de poáceas y un aumento de plantas xerófitas indicadoras de una vegetación más rala (Carrión et al. 2003)
  • Evolución de la capa vegetal a partir de la explotación de recursos leñosos en el valle del río Aguas a lo largo del tiempo. Obsérvese el impacto antrópico sobre la vegetación de maquia acontecido desde el inicio hasta el final del periodo argárico (Rodríguez Ariza et al. 1998: fig. 15).

El Argar

Copyright © 2009 ASOME - UAB. Proyecto La Bastida

XHTML 1.0 Válido CSS Válido Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI

Logotipos de los organismos colaboradores Logotipo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, ir a la web Logotipo de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, ir a la web Logotipo del Ayuntamiento de Totana, ir a la web Logotipo de la Universitat Autònoma de Barcelona, ir a la web Logotipo del Ministerio de Ciencia e Innovación, ir a la web